Ondertexts
Jacob Burckhardt
Buscar

Jacob Burckhardt

Jacob Burckhardt Jacob Burckhardt[2†]

Jacob Burckhardt, nacido el 25 de mayo de 1818 en Basilea, Suiza, fue un historiador pionero del arte y la cultura. Su obra seminal, "Die Kultur der Renaissance in Italien" (La Cultura del Renacimiento en Italia, 1860), es un texto fundamental en la historia cultural. Burckhardt enfatizó la importancia del arte, la literatura y la arquitectura en la comprensión de los contextos históricos. Educado en lenguas y literatura clásicas, obtuvo un doctorado en historia en 1843 pero decidió no seguir una carrera eclesiástica. Su enfoque de la historia, influenciado por el panteísmo, continúa dando forma al estudio del arte y la historia cultural[1†][2†].

Primeros años y educación

Jacob Burckhardt nació en una familia de clase alta en Basilea, Suiza[1†][2†]. Su familia era una de las más respetadas en la ciudad, con algunos miembros obteniendo riqueza en el comercio internacional y la manufactura de seda, mientras que otros servían a la comunidad como profesores y pastores[1†].

La educación de Burckhardt comenzó en la excelente escuela de gramática de Basilea, que le proporcionó una educación humanista[1†]. Sus estudios iniciales en la Universidad de Basilea estuvieron dominados por una devoción al griego[1†]. Sin embargo, antes de que la orientación filológica y cada vez más histórica de sus intereses pudiera afirmarse plenamente, Burckhardt pasó tres años en el estudio de la teología formal[1†]. Aunque nunca lamentó esta concesión a las tradiciones profesionales de su padre y abuelo, Burckhardt tomó la divinidad sin una vocación y después de una prolongada crisis la abandonó, junto con la profesión explícita de la fe cristiana[1†].

De 1839 a 1843, Burckhardt estudió en la Universidad de Berlín, donde sus talentos fueron reconocidos por dos eminentes profesores de historia antigua, August Boeckh y Johann Gustav Droysen[1†]. Pero fue bajo la influencia de otros dos profesores—Franz Kugler y Leopold von Ranke—que su apreciación de la historia antigua y moderna se equilibró en sus esfuerzos por comprender el pasado en su totalidad[1†].

Terminó su grado en 1839 y fue a la Universidad de Berlín para estudiar historia, especialmente historia del arte, entonces un campo nuevo[1†][2†]. En Berlín, asistió a las conferencias de Leopold von Ranke, el fundador de la historia como una disciplina académica respetable basada en fuentes y registros en lugar de opiniones personales[1†][2†]. Pasó parte de 1841 en la Universidad de Bonn, estudiando bajo el historiador del arte Franz The

Primeros años y educación

Jacob Burckhardt nació en una familia de clase alta en Basilea, Suiza[1†][2†]. Asistió a una escuela secundaria que se especializaba en lenguas y literatura clásicas[1†][3†][4†]. Su educación estuvo dominada por una devoción al griego[1†]. A pesar de estudiar teología inicialmente, decidió no convertirse en clérigo[1†][2†]. Su posición religiosa, que puede describirse como una especie de panteísmo, influyó en su concepto de la historia[1†].

De 1839 a 1843, Burckhardt estudió en la Universidad de Berlín, donde sus talentos fueron reconocidos por dos eminentes profesores de historia antigua, August Boeckh y Johann Gustav Droysen[1†]. Pero fue bajo la influencia de otros dos profesores—Franz Kugler y Leopold von Ranke—que su apreciación de la historia antigua y moderna se equilibró en sus esfuerzos por comprender el pasado en su totalidad[1†].

Terminó su grado en 1839 y fue a la Universidad de Berlín para estudiar historia, especialmente historia del arte, entonces un campo nuevo[1†][2†]. En Berlín, asistió a las conferencias de Leopold von Ranke, el fundador de la historia como una disciplina académica respetable basada en fuentes y registros en lugar de opiniones personales[1†][2†]. Pasó parte de 1841 en la Universidad de Bonn, estudiando bajo el historiador del arte Franz Theodor Kugler, a quien dedicó su primer libro, "Die Kunstwerke der belgischen Städte" (1842)[1†][2†].

Estudió historia en la Universidad de Basilea, recibiendo un doctorado en 1843[1†][3†]. Se trasladó al Instituto Federal de Tecnología en Zúrich en 1855[1†][3†].

Desarrollo de la carrera y logros

La carrera de Jacob Burckhardt estuvo marcada por un profundo compromiso con el estudio de la historia, particularmente la historia del arte[2†]. Después de completar su grado, fue a la Universidad de Berlín para estudiar historia, especialmente historia del arte, entonces un campo nuevo[2†]. En Berlín, asistió a las conferencias de Leopold von Ranke, el fundador de la historia como una disciplina académica respetable basada en fuentes y registros en lugar de opiniones personales[2†].

Pasó parte de 1841 en la Universidad de Bonn, estudiando bajo el historiador del arte Franz Theodor Kugler, a quien dedicó su primer libro, “Die Kunstwerke der belgischen Städte” (1842)[2†]. Enseñó en la Universidad de Basilea desde 1843 hasta 1855, luego en la Escuela Politécnica Federal[2†]. En 1858, regresó a Basilea para asumir la cátedra que ocupó hasta su jubilación en 1893[2†]. Comenzó a enseñar únicamente historia del arte en 1886[2†].

Los escritos históricos de Burckhardt hicieron mucho para establecer la importancia del arte en el estudio de la historia[2†]. De hecho, fue uno de los “padres fundadores de la historia del arte” y también uno de los creadores originales de la historia cultural[2†]. Su obra más conocida es “La civilización del Renacimiento en Italia” (1860)[2†]. Esta obra se convirtió en un modelo para el tratamiento de la historia cultural en general[2†][1†][2†].

Sigfried Giedion describió el logro de Burckhardt en los siguientes términos: “El gran descubridor de la era del Renacimiento, fue el primero en mostrar cómo se debe tratar un período en su totalidad, no solo en cuanto a su pintura, escultura y arquitectura, sino también en cuanto a las instituciones sociales de su vida diaria”[2†][5†].

Primera publicación de sus principales obras

La primera obra significativa de Jacob Burckhardt fue “Die Zeit Konstantins des Grossen” (1853), traducida como “La época de Constantino el Grande” (1949)[6†]. En esta obra, Burckhardt presentó una imagen de una época de transición, llena de actividad religiosa y cultural[6†]. Reconoció que el surgimiento del cristianismo era inevitable y necesario para el desarrollo de una cultura original durante la Edad Media[6†]. Sin embargo, sus simpatías claramente estaban con las fuerzas decadentes del mundo antiguo[6†].

Su siguiente obra importante fue “Der Cicerone” (1855), traducida como “El Cicerone” (1873)[6†]. Este estudio comprensivo del arte italiano estaba organizado geográficamente en forma de una guía de viaje[6†]. Pasó por muchas ediciones, pero Burckhardt reaccionó a la popularidad de su obra con una creciente indiferencia[6†].

La obra más famosa de Burckhardt es “Die Kultur der Renaissance in Italien” (La Cultura del Renacimiento en Italia, 1860), traducida como “La Cultura del Renacimiento en Italia” (1878)[6†][2†]. En esta obra, Burckhardt analizó la vida cotidiana de la Italia renacentista, su clima político y el pensamiento de sus mentes más destacadas[6†]. Utilizó crónicas contemporáneas y cuentos como fuentes, que a menudo eran ignorados por los historiadores[6†].

Aquí están algunas de sus principales obras:

Cada una de estas obras refleja el profundo interés de Burckhardt en la civilización antigua y su enfoque integral de la historia[6†]. No solo consideró la pintura, la escultura y la arquitectura, sino también las instituciones sociales de la vida cotidiana[6†].

Análisis y evaluación

Jacob Burckhardt no solo fue un historiador cultural, sino también un pensador político serio[7†]. Su obra combinaba información biográfica con un análisis de sus principales escritos, desafiando la noción de que era simplemente un historiador cultural[7†]. La enseñanza central de la vida de Burckhardt era que el intelectual en la sociedad de masas puede servir mejor a la comunidad, no mediante la participación política directa, sino trabajando por la cultivación intelectual, estética y moral del individuo[7†].

Burckhardt fue conocido por su método historiográfico conocido como Kulturgeschichte[7†][8†]. En el análisis de un momento histórico, este método se enfoca en los aspectos internos del momento, como el arte y la literatura contemporáneos, los hábitos religiosos y morales, y los desarrollos económicos y sociales[7†][8†]. Este enfoque le permitió dirigir el análisis de la historia hacia las condiciones internas de la sociedad, destacando las transformaciones culturales que habían provocado la evolución de personas y naciones[7†][8†].

Su obra “Die Kultur der Renaissance in Italien” (1860) es considerada un clásico de la literatura crítica sobre el Renacimiento y un excelente ejemplo de estudios históricos culturales[7†][8†]. En esta obra, declaró que la modernidad nació en Italia en el siglo XV[7†][8†].

El análisis y la evaluación de la historia por parte de Burckhardt han dejado un impacto significativo en el campo de la historia cultural. Su enfoque en la individualidad, la relevancia de las fuentes contemporáneas y la adopción de una perspectiva abarcadora han contribuido a una comprensión más profunda de la historia[7†][8†].

Vida personal

Jacob Burckhardt nació en una próspera familia en Basilea, Suiza[1†][2†]. Su familia era muy respetada en la comunidad, con algunos miembros obteniendo riqueza a través del comercio internacional y la fabricación de seda, y otros sirviendo a la comunidad como profesores y pastores[1†]. A pesar del trasfondo religioso de su familia, Burckhardt decidió no seguir los pasos de su padre y abuelo convirtiéndose en clérigo[1†][9†]. Después de una prolongada crisis, abandonó sus estudios teológicos y la profesión explícita de la fe cristiana[1†][9†].

La posición religiosa de Burckhardt puede describirse como una especie de panteísmo[1†]. Sus ideas religiosas, que inicialmente eran románticas, más tarde revelaron su inspiración clásica y llegaron a subyacer en su concepto de la historia[1†]. Estas ideas, mostrando un profundo respeto por el destino humano, influyeron en su comprensión e interpretación de los eventos históricos[1†].

A lo largo de su vida, Burckhardt permaneció soltero[1†]. Desde 1858 hasta 1883, viajó regularmente a Italia y otros lugares[1†]. A pesar de recibir ofertas para cátedras en universidades alemanas, incluyendo la Universidad de Tübingen en 1867 y la cátedra de Ranke en la Universidad de Berlín en 1872, las rechazó todas[1†][2†]. En lugar de eso, eligió regresar a Basilea en 1858 para asumir una cátedra, la cual ocupó hasta su jubilación en 1893[1†][2†].

Conclusión y legado

El legado de Jacob Burckhardt es profundo y duradero. Es reconocido como uno de los primeros grandes historiadores del arte y la cultura[1†][2†]. Su obra, “Die Kultur der Renaissance in Italien” (1860), traducida como “La Cultura del Renacimiento en Italia” (1878), se convirtió en un modelo para el tratamiento de la historia cultural en general[1†][2†]. Esta obra dio forma a la dirección de los estudios renacentistas durante generaciones e inspiró una fascinación popular con el período del Renacimiento[1†][3†].

Los escritos históricos de Burckhardt hicieron mucho por establecer la importancia del arte en el estudio de la historia[1†][2†]. De hecho, fue uno de los “padres fundadores de la historia del arte”, pero también uno de los creadores originales de la historia cultural[1†][2†]. Su apreciación de la historia antigua y moderna se equilibró en sus esfuerzos por comprender el pasado en su totalidad[1†][2†].

Sigfried Giedion, un notable historiador, describió el logro de Burckhardt en los siguientes términos: "El gran descubridor de la era del Renacimiento, fue el primero en mostrar cómo se debe tratar un período en su totalidad, considerando no solo su pintura, escultura y arquitectura, sino también las instituciones sociales de su vida cotidiana"[1†][2†].

A pesar de sus grandes contribuciones académicas y educativas, Burckhardt no creía en el trabajo de investigación moderno y la educación masiva[1†][10†]. Tenía percepciones mucho más profundas de las condiciones reales de las sociedades y los estados que muchos historiadores políticos y sociólogos sin una filosofía de vida en el trasfondo de sus intereses especializados[1†][10†].

La influencia de Burckhardt continúa sintiéndose hoy en día, con su obra todavía siendo evaluada y su legado discutido[1†][11†]. Su enfoque de la historia, que enfatizaba la importancia del arte, la literatura y la arquitectura como fuente primaria para el estudio de la historia, ha tenido un impacto duradero en el campo[1†][2†].

Información clave

Referencias y citas:

  1. Britannica - Jacob Burckhardt: Swiss historian [website] - link
  2. Wikipedia (English) - Jacob Burckhardt [website] - link
  3. Encyclopedia.com - Burckhardt, Jakob 1818–1897 Renaissance Historian [website] - link
  4. Oxford Academic - A Renaissance Reclaimed: Jacob Burckhardt's Civilisation of the Renaissance in Italy Reconsidered - Burckhardt, Religion, and the ‘Principle of Correction’: From Renaissance to Reformation [website] - link
  5. Wikiwand - Jacob Burckhardt - Wikiwand [website] - link
  6. Britannica - Jacob Burckhardt - Historian, Art Historian, Renaissance [website] - link
  7. Cambridge Core Journals - Jacob Burckhardt: The Cultural Historian as Political Thinker [website] - link
  8. Springer Link - Encyclopedia of Renaissance Philosophy - Chapter: Burckhardt, Jacob [website] - link
  9. JSTOR - Jacob Burckhardt, Religion, and the Historiography of "Crisis" and "Transition" [website] - link
  10. Springer Link - Sämtliche Schriften - Chapter: Jacob Burckhardt: [website] - link
  11. Oxford Academic - British Academy Scholarship Online - A Renaissance Reclaimed: Jacob Burckhardt's Civilisation of the Renaissance in Italy Reconsidered [website] - link
El texto está disponible en Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0; Es posible que se apliquen términos adicionales.
Ondertexts® es una marca registrada de Ondertexts Foundation, una organización sin fines de lucro.