Ondertexts
Juvenal
Buscar

Juvenal

Juvenal Juvenal[5†]

Juvenal, nacido como Decimus Junius Juvenalis (55-60? EC, Aquinum, Italia - fallecido probablemente en o después de 127), es reconocido como uno de los poetas satíricos romanos más poderosos[1†][2†]. Muchas de sus frases y epigramas han entrado en el habla común, como "pan y circo" y "¿Quién guardará a los propios guardias?"[1†].

Primeros años y educación

Decimus Junius Juvenalis, conocido como Juvenal, nació alrededor del 55 EC en Aquinum (hoy Aquino), Italia[4†][2†]. Nació en una familia acomodada y probablemente era hijo biológico o adoptado de un rico liberto[4†][2†].

Aunque los detalles de su educación temprana no están bien documentados, algunas fuentes sugieren que probablemente fue educado bajo el prominente educador y retórico Quintiliano[4†]. Esta educación le habría proporcionado una sólida base en literatura y retórica, habilidades que más tarde serían evidentes en sus escritos satíricos.

La carrera de Juvenal comenzó en el ejército, donde se desempeñó como oficial durante el reinado del Emperador Romano Domiciano (r. 81-96 EC)[4†][2†]. A pesar de sus aspiraciones a una carrera administrativa de alto perfil, Juvenal no pudo asegurar las promociones deseadas[4†][2†]. Este fracaso, junto con su creencia de que los favores de la corte eran necesarios para el avance, lo llevó a escribir un poema satírico que criticaba a los oficiales exitosos[4†]. Este acto resultó en su destierro del reino[4†].

Después del asesinato de Domiciano en el año 96 EC, Juvenal pudo regresar a Roma[4†]. Sin embargo, su regreso estuvo marcado por la pobreza y tuvo que depender de la caridad de ciudadanos ricos[4†]. Con el tiempo, su situación mejoró y incluso pudo adquirir algunas propiedades, una granja en Tíber (ahora Tívoli)[4†]. A pesar de estas mejoras, sus experiencias tempranas tuvieron un impacto profundo en sus escritos, que a menudo reflejaban su resentimiento hacia las estructuras sociales de Roma[2†].

Desarrollo profesional y logros

La carrera de Juvenal comenzó en el ejército, donde se desempeñó como oficial durante el reinado del Emperador Romano Domiciano (r. 81-96 EC)[4†]. A pesar de sus aspiraciones a una carrera administrativa de alto perfil, Juvenal no pudo asegurar las promociones deseadas[4†][1†][4†]. Este fracaso, junto con su creencia de que los favores de la corte eran necesarios para el avance, lo llevó a escribir un poema satírico que criticaba a los oficiales exitosos[4†][1†]. Este acto resultó en su destierro del reino[4†][1†].

Después del asesinato de Domiciano en el año 96 EC, Juvenal pudo regresar a Roma[4†][1†]. Sin embargo, su regreso estuvo marcado por la pobreza y tuvo que depender de la caridad de ciudadanos ricos[4†][1†]. Con el tiempo, su situación mejoró e incluso pudo adquirir algunas propiedades, una granja en Tíber (ahora Tívoli)[4†][1†]. A pesar de estas mejoras, sus experiencias tempranas tuvieron un impacto profundo en sus escritos, que a menudo reflejaban su resentimiento hacia las estructuras sociales de Roma[4†].

Juvenal es mejor recordado como el autor de una colección de poemas satíricos conocidos como las Sátiras, una crítica mordaz de la Roma pagana compuesta entre finales del primer y principios del segundo siglo EC[4†]. Sus poemas estaban de acuerdo con el estilo de escritura de Lucilio, a menudo considerado el originador del género de la sátira romana[4†]. Juvenal escribió en hexámetro dactílico; sus obras son refinadas y claramente estructuradas[4†].

Las 16 sátiras de Juvenal tratan principalmente sobre la vida en Roma bajo el temido emperador Domiciano y sus sucesores más humanos, Nerva (96-98), Trajano (98-117) y Adriano (117-138)[4†][1†]. Fueron publicadas en intervalos en cinco libros separados[4†][1†]. El Libro Uno, que contiene las Sátiras 1–5, contempla retrospectivamente los horrores del reinado tiránico de Domiciano y se publicó entre 100 y 110[1†].

Primera publicación de sus principales obras

El cuerpo de trabajo de Juvenal está compuesto principalmente por 16 poemas satíricos, que se publicaron en cinco libros separados[1†][5†]. Estos poemas proporcionan una vívida descripción de la vida en Roma bajo varios emperadores, incluido el temido Domiciano y sus sucesores más humanos, Nerva, Trajano y Adriano[1†].

Las sátiras abordaron una amplia gama de temas prevalentes en la sociedad romana. Desde los aristócratas decadentes hasta los caníbales egipcios, ningún tema estaba fuera de límites para Juvenal[1†][6†]. Su comentario mordaz y sus denuncias retóricas de la sociedad romana se presentaron en una serie de vívidas imágenes de la vida romana[1†][7†], inspirando a todos los satíricos posteriores[1†][7†].

Aquí están algunas de sus obras principales:

Cada una de estas obras ofrece una visión única de la sociedad romana, capturando sus locuras, vicios y virtudes con igual medida. Las sátiras de Juvenal siguen siendo una fuente vital para el estudio de la antigua Roma, a pesar de que su modo de expresión cómico hace problemático aceptar el contenido como estrictamente factual[5†].

Análisis y Evaluación

Juvenal, conocido por sus poemas satíricos, ha sido aclamado como "el más grande poeta satírico que jamás haya vivido" por el instructor de humanidades Gilbert Highet[8†]. Su obra fue en gran parte ignorada durante su tiempo, siendo solo Marcial quien lo mencionara entre sus contemporáneos[8†]. Sin embargo, sus críticas a la Roma pagana fueron apreciadas por escritores cristianos, quienes las encontraron afines[8†].

La obra de Juvenal comenzó a ser apreciada por autores no cristianos alrededor de 250 años después de su muerte[8†]. Amiano Marcelino afirmó que entre los aristócratas de finales del siglo IV, Juvenal y el biógrafo del siglo III Mario Máximo eran los únicos dos autores leídos[8†]. El satirista egipcio Claudio escribió dos sátiras imitando a Juvenal[8†].

La popularidad de Juvenal aumentó durante la Edad Media[8†]. En los florilegios medievales (colecciones de extractos), Juvenal fue citado con más frecuencia que cualquier otro escritor clásico[8†]. La primera edición impresa de Juvenal apareció alrededor de 1470 en Roma[8†]. Para 1501, se habían impreso alrededor de setenta ediciones de las obras del satírico solo en Italia, superando el número de ediciones de las obras de cualquier otro autor clásico excepto Cicerón, Virgilio y Ovidio[8†].

Las sátiras de Juvenal son una fuente vital para el estudio de la antigua Roma, aunque su modo de expresión cómico hace problemático aceptar el contenido como estrictamente factual[8†][5†]. A primera vista, las Sátiras podrían leerse como una crítica a Roma[8†][5†]. Esa crítica puede haber asegurado su preservación en los scriptoria monásticos cristianos, aunque la mayoría de los textos antiguos no sobrevivieron[5†].

Vida Personal

Los detalles sobre la vida personal de Juvenal son escasos y a menudo especulativos[1†][5†]. Se cree que nació en una familia próspera[1†][9†][4†] y sirvió en el ejército[1†][9†]. Después de su servicio militar, comenzó una carrera en el servicio civil romano bajo el Emperador Domiciano, pero no logró ascender[1†][9†]. Este fracaso lo llevó a escribir una sátira declarando que los favoritos de la corte tenían una influencia indebida en la promoción de oficiales, lo que resultó en su destierro[1†]. Sus propiedades fueron confiscadas, y posiblemente fue enviado al remoto pueblo fronterizo de Siena, ahora Asuán, en Egipto[1†].

Después del asesinato de Domiciano en el año 96 EC, Juvenal regresó a Roma[1†]. Sin embargo, sin dinero ni carrera, se redujo a vivir como un "cliente" gracias a la caridad tacaña de los ricos[1†]. Después de algunos años, su situación mejoró, y observaciones autobiográficas en la Sátira 11 lo muestran, ya anciano, viviendo en modesta comodidad en Roma y poseyendo una granja en Tíber (ahora Tívoli) con sirvientes y ganado[1†].

A pesar de las dificultades que enfrentó, las sátiras posteriores de Juvenal muestran un cambio de tono marcado y algunos toques de bondad humana, lo que sugiere que encontró algo de consuelo en sus últimos años[1†]. Se cree que murió en o después de 127[1†].

Conclusión y Legado

El legado de Juvenal como satírico es significativo, y su impacto en la literatura es evidente incluso hoy en día[2†][1†]. Fue el primer autor en dedicarse por completo a la sátira[2†]. Sus sátiras están llenas tanto de odio como de ira: odio hacia los viejos aristócratas que controlaban la ciudad y ira por cómo se trataba a los empobrecidos[2†]. Sus arrebatos hacia la corrupción que veía prevalente en la sociedad romana y la crueldad humana son temas principales a lo largo de sus sátiras[2†]. Roma, a los ojos de Juvenal, estaba habitada por degenerados y su virtud había casi desaparecido[2†].

Muchas de sus frases y epigramas han entrado en el habla común, como "pan y circo" y "¿Quién guardará a los propios guardias?"[2†][1†]. Estas frases continúan siendo utilizadas en el discurso moderno, demostrando la relevancia perdurable de su obra[2†][1†].

A pesar de las dificultades que enfrentó, las sátiras posteriores de Juvenal muestran un cambio de tono marcado y algunos toques de bondad humana, sugiriendo que encontró algo de consuelo al final[2†][1†]. Este cambio de tono puede reflejar su crecimiento personal y perspectiva en evolución sobre la sociedad que criticaba[2†][1†].

Juvenal estaba destinado a ser recordado principalmente por su comienzo, y en un marco retrospectivo[2†][10†]. Este capítulo final cambia nuestra perspectiva sobre el poeta, ilustrando cómo estaba completamente comprometido con la vida de la capital imperial y delineando sus relaciones con su predecesor Marcial y sus sucesores, específicamente Horacio[10†].

Información Clave

Referencias y Citas:

  1. Britannica - Juvenal: Roman poet [website] - link
  2. World History - Juvenal [website] - link
  3. Britannica - Juvenal summary [website] - link
  4. The Famous People - Juvenal Biography – Facts, Childhood, Family Life, Career [website] - link
  5. Wikipedia (English) - Juvenal [website] - link
  6. The Conversation - Guide to the Classics: Juvenal, the true satirist of Rome [website] - link
  7. Encyclopedia.com - Juvenal [website] - link
  8. eNotes - Juvenal Analysis [website] - link
  9. PBS - The Roman Empire: in the First Century. The Roman Empire. Writers. Juvenal [website] - link
  10. Oxford Academic - Juvenal and the Satiric Emotions - Conclusion [website] - link
El texto está disponible en Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0; Es posible que se apliquen términos adicionales.
Ondertexts® es una marca registrada de Ondertexts Foundation, una organización sin fines de lucro.