Ondertexts
Okakura Kakuzō
Buscar

Okakura Kakuzō

Okakura Kakuzō Okakura Kakuzō[2†]

Okakura Kakuzō, también conocido como Okakura Tenshin, fue un erudito japonés y crítico de arte que desempeñó un papel significativo en la era de la reforma de la Restauración Meiji[1†][2†][3†]. Nacido el 14 de febrero de 1863 en Yokohama, Japón[1†][2†], promovió una apreciación crítica de las formas, costumbres y creencias tradicionales[1†][2†][3†].

La influencia de Okakura en el arte japonés moderno es profunda[1†]. Se graduó de la Universidad Imperial de Tokio en 1880[1†][4†], donde conoció y estudió bajo la tutela de Ernest Fenollosa, un crítico de arte estadounidense y pintor aficionado[1†]. Fenollosa enseñaba en la Universidad de Tokio en ese momento y se había convertido en la voz preeminente en la defensa de las formas de arte tradicionales de Japón frente a la modernización y occidentalización de la temprana Restauración Meiji[1†]. Bajo su influencia, Okakura trabajó en la reeducación del pueblo japonés para que apreciara su propio patrimonio cultural[1†].

Fue uno de los fundadores principales de la Escuela de Bellas Artes de Tokio, que se inauguró en 1887, y al año siguiente se convirtió en su director[1†]. Tanto él como Fenollosa omitieron deliberadamente la pintura y la escultura occidentales del plan de estudios de la nueva escuela[1†]. En 1898, Okakura fue destituido de la escuela en una lucha administrativa[1†]. Luego estableció el Nippon Bijutsu-in (Academia Japonesa de Bellas Artes) con la ayuda de seguidores como Hishida Shunsō y Yokoyama Taikan[1†].

Las obras de Okakura, como "Los Ideales de Oriente" (1903), "The Awakening of Japan" (1904) y "El Libro del Té" (1906), fueron escritas en inglés para difundir sus ideas en el extranjero[1†]. Su entusiasmo por el arte japonés tradicional a menudo lo llevó a afirmar la superioridad del arte oriental sobre el occidental[1†].

Primeros Años y Educación

Okakura Kakuzō nació el 14 de febrero de 1863, en Yokohama, Japón[2†][1†]. Fue el segundo hijo de Okakura Kan’emon, un ex tesorero del Dominio de Fukui convertido en comerciante de seda, y de la segunda esposa de Kan’emon[2†]. Su nombre, Kakuzō, se derivó inicialmente del almacén de la esquina (角蔵) en el que nació, pero más tarde cambió la ortografía de su nombre a diferentes kanjis que significan "niño despierto" (覚三)[2†].

La educación de Okakura comenzó en una escuela dirigida por un misionero cristiano, el Dr. James Curtis Hepburn, donde aprendió inglés[2†][5†][4†]. Hepburn es conocido por el sistema de romanización Hepburn, que se utiliza ampliamente para la romanización del japonés[2†][5†][4†].

A los 15 años, Okakura ingresó en la recién renombrada Universidad Imperial de Tokio[2†][5†][4†]. Allí, conoció y estudió bajo la dirección del historiador de arte Ernest Fenollosa, educado en Harvard[2†][1†][5†][4†]. Fenollosa enseñaba en la Universidad de Tokio en ese momento y se había convertido en la voz preeminente en la defensa de las formas de arte tradicionales de Japón frente a la modernización y occidentalización de la temprana Restauración Meiji[2†][1†]. Bajo la influencia de Fenollosa, Okakura trabajó en la reeducación del pueblo japonés para que apreciara su propio patrimonio cultural[2†][1†].

Desarrollo de Carrera y Logros

En 1886, Okakura Kakuzō se convirtió en secretario del ministro de educación y se encargó de los asuntos musicales[2†]. Más tarde, en el mismo año, fue nombrado miembro de la Comisión de Arte Imperial y enviado al extranjero para estudiar bellas artes en el mundo occidental[2†]. Después de su regreso de Europa y los Estados Unidos, en 1887 ayudó a fundar y, un año después, se convirtió en director de la Escuela de Bellas Artes de Tokio[2†][1†]. La nueva escuela de artes representó "la primera reacción seria al conservadurismo sin vida" de los tradicionalistas y la "imitación igualmente carente de inspiración del arte occidental" fomentada por los entusiastas de la temprana Restauración Meiji[2†].

En la escuela, y en una nueva publicación llamada Kokka[2†], Okakura buscó rehabilitar las artes antiguas y nativas, honrando sus ideales y explorando sus posibilidades[2†]. Cuando, en 1897, quedó claro que los métodos europeos iban a tener cada vez más prominencia en el plan de estudios de la escuela, renunció a su cargo de director[2†][1†]. Seis meses después, renovó el esfuerzo, según él, para aprovechar el arte occidental sin perjudicar la inspiración nacional en el Nihon Bijutsuin (Academia Japonesa de Bellas Artes) con la ayuda de seguidores como Hishida Shunsō y Yokoyama Taikan[2†][1†].

A principios del siglo XX, Okakura se convirtió en el conservador de la división de arte oriental del Museo de Bellas Artes de Boston[2†][1†]. Su entusiasmo por el arte japonés tradicional a menudo lo llevó a afirmar la superioridad del arte oriental sobre el arte occidental[2†][1†]. Muchas de sus obras, como "Los Ideales de Oriente" (1903), The Awakening of Japan" (1904) y "El Libro del Té" (1906), fueron escritas en inglés con el fin de difundir en el extranjero sus ideas[2†][1†].

Primera Publicación de Sus Principales Obras

Las principales obras de Okakura Kakuzō son conocidas por su profunda influencia en la comprensión tanto japonesa como occidental de la cultura del Este Asiático[2†][1†][6†][7†][8†]. Sus obras fueron escritas en inglés, demostrando su deseo de tender un puente sobre la brecha cultural entre Oriente y Occidente[2†][6†].

Aquí algunas de sus obras más destacadas:

Originalmente se pensó que existía un cuarto libro, "The Awakening of the East", escrito durante su estancia en India[2†][6†]. Sin embargo, no se encuentran disponibles detalles adicionales sobre esta obra[2†][6†].

Las obras de Okakura se caracterizan por su profundo aprecio por la cultura japonesa tradicional y una perspectiva crítica sobre la influencia occidental[2†][1†][6†][7†][8†]. Sus escritos continúan siendo ampliamente leídos y respetados por sus perspicaces comentarios sobre el arte y la cultura del Este Asiático[2†][1†][6†][7†][8†].

Análisis y Evaluación

Okakura Kakuzō, a menudo llamado Okakura Tenshin, es conocido por haber creado la primera escuela nacional de arte moderna de Japón, hoy llamada Universidad Nacional de las Artes de Tokio[6†]. Declaró "Asia es Una" y trabajó durante toda su vida para establecer un método para describir la historia del arte japonés[6†]. Este aspecto de sus actividades es poco conocido y no ha sido evaluado adecuadamente[6†].

Okakura se graduó de la Universidad Imperial de Tokio en 1880[6†][1†]. Poco después conoció a Ernest Fenollosa, un crítico de arte estadounidense y pintor aficionado que, mientras enseñaba en la Universidad de Tokio, se había convertido en la voz preeminente en la defensa de las formas de arte tradicionales de Japón frente a la modernización y occidentalización de la temprana Restauración Meiji[6†][1†]. Bajo su influencia, Okakura trabajó en la reeducación del pueblo japonés para que apreciara su propio patrimonio cultural[6†][1†].

Fue uno de los principales fundadores de la Escuela de Bellas Artes de Tokio, inaugurada en 1887, y al año siguiente se convirtió en su director[6†][1†]. Tanto él como Fenollosa, también enseñando allí, omitieron intencionadamente la pintura y la escultura occidentales del plan de estudios de la nueva escuela[6†][1†]. En 1898, Okakura fue destituido de la escuela en una lucha administrativa[6†][1†]. Luego estableció el Nippon Bijutsu-in (Academia Japonesa de Bellas Artes) con la ayuda de seguidores como Hishida Shunsō y Yokoyama Taikan[6†][1†].

Un viajero frecuente en el extranjero, a principios del siglo XX, Okakura se convirtió en conservador de la división de arte oriental del Museo de Bellas Artes de Boston[6†][1†]. Su entusiasmo por el arte japonés tradicional a menudo lo llevó a afirmar la superioridad del arte oriental sobre el arte occidental[6†][1†]. Muchas de sus obras, como "Los Ideales de Oriente" (1903), "The Awakening of Japan" (1904) y "El Libro del Té" (1906), fueron escritas en inglés con el fin de difundir en el extranjero sus ideas[6†][1†].

Okakura Kakuzō desempeñó un papel vital en el desarrollo del arte japonés moderno durante la era Meiji, cuando Japón se adentró en una nueva era de occidentalización y reformas modernizadoras[6†][9†].

Vida Personal

Los detalles sobre la vida personal de Okakura Kakuzō son escasos. Nació en Yokohama en 1862[10†], menos de una década después de que la élite japonesa optara por reconectar con Occidente después de siglos de aislamiento[10†]. Fue un estudiante destacado en la recién establecida Universidad de Tokio[10†].

Okakura fue el segundo hijo de Okakura Kan’emon, un antiguo tesorero del Dominio de Fukui convertido en comerciante de seda, y de la segunda esposa de Kan’emon[10†][2†]. Su nombre se derivó del almacén de la esquina (角蔵) en el que nació, pero más tarde cambió la ortografía de su nombre a diferentes kanjis que significan "niño despierto" (覚三)[10†][2†].

Durante su juventud, Okakura aprendió inglés mientras asistía a una escuela dirigida por un misionero cristiano, el Dr. James Curtis Hepburn, conocido por el sistema de romanización Hepburn[10†][2†][4†]. Fue un estudiante diligente, que estudió los clásicos chinos y la literatura inglesa, y disfrutó de la escritura de poemas chinos clásicos (kanshi) y la producción de pinturas literarias (bunjinga)[10†][11†].

Okakura Kakuzō falleció el 2 de septiembre de 1913, en Akakura[10†][2†][1†].

Conclusión y Legado

Okakura Kakuzō, también conocido como Okakura Tenshin, dejó un legado significativo tanto en Japón como en el mundo occidental[2†][1†]. Su trabajo como erudito, crítico de arte y promotor de las formas, costumbres y creencias tradicionales japonesas durante la era de la Reforma Meiji tuvo un profundo impacto en la apreciación y comprensión de la cultura japonesa[2†][1†].

La influencia de Okakura se extendió más allá de Japón, especialmente a través de sus escritos en inglés, que tenían como objetivo difundir sus ideas en el extranjero[2†][1†]. Su libro "El Libro del Té" todavía se lee ampliamente hoy en día y ofrece ideas sobre la cultura japonesa y la filosofía del té[2†][1†]. Sus otras obras, como "Las Ideales del Este" y "El Despertar de Japón", también contribuyeron a una mejor comprensión y aprecio del arte y la cultura japonesa[2†][1†].

En su papel como conservador de la división de arte oriental del Museo de Bellas Artes de Boston, Okakura tuvo una influencia significativa en la percepción y apreciación del arte oriental en Occidente[2†][1†]. Su entusiasmo por el arte japonés tradicional a menudo lo llevó a afirmar la superioridad del arte oriental sobre el arte occidental[2†][1†].

El legado de Okakura sigue siendo relevante hoy en día, tanto en Japón como a nivel internacional. Sus esfuerzos por preservar y promover las formas de arte tradicionales japonesas y sus escritos sobre la cultura japonesa han contribuido a una mejor comprensión y aprecio del rico patrimonio cultural de Japón[2†][1†].

Información Clave

Referencias y Citas:

  1. Britannica - Okakura Kakuzō: Japanese art critic [website] - link
  2. Wikipedia (English) - Okakura Kakuzō [website] - link
  3. Pantheon - Okakura Kakuzō Biography - Japanese scholar and art critic (1863–1913) [website] - link
  4. Goodreads - Author: Kakuzō Okakura (Author of The Book of Tea) [website] - link
  5. Stone Bridge Press - Stone Bridge Press [website] - link
  6. JSTOR - Okakura Kakuzō as a Historian of Art [website] - link
  7. Open Library - Okakura Kakuzo [website] - link
  8. Wikisource (English) - Okakura Kakuzō [website] - link
  9. Nippon.com - Beyond East And West: Okakura Kakuzō And “The Book Of Tea” [website] - link
  10. The School of Life - Kakuzo Okakura — The Book of Tea [website] - link
  11. Project MUSE - Johns Hopkins University Press - Okakura Kakuzō as a Historian of Art [website] - link
El texto está disponible en Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0; Es posible que se apliquen términos adicionales.
Ondertexts® es una marca registrada de Ondertexts Foundation, una organización sin fines de lucro.